21 mar. 2011

Las manchas faciales


La medicina estética y la cosmética ofrecen  soluciones que actúan como un borrador frente a las manchas. Devuelven la luz a tu rostro, pero debes protegerte al máximo de los rayos solares, su principal enemigo, empleando cremas con SPF elevado a diario.

La pigmentación es el sistema de defensa natural que tiene nuestra piel para protegerse de los rayos UVA y UVB. Lo habitual es conseguir un moreno uniforme, sano y brillante. Sin embargo, el sol, la edad y los desajustes hormonales pueden alterar la producción de melanina y provocar hiperpigmentación en forma de manchas marrones localizadas, especialmente en la cara, el escote y las manos.

La Ley del ABCD

En su aparición influyen la exposición al sol, factores hormonales y ciertos medicamentos (anticonceptivos...), además de una predisposición genética.
 
Los lunares y otras lesiones pigmentadas deben estar bajo vigilancia permanente. Un autoexamen, siguiendo la regla del ABCD, es la mejor medida preventiva:

A de asimetría
Observar el contorno de un lunar trazando una cruz imaginaria y analizar si todos sus cuadrantes son simétricos.
B de bordes
Los melanomas tienen bordes irregulares, mientras que los tumores benignos presentan bordes regulares.

C de color
Un tono regular es un buen presagio. Sin embargo, si existen diversos matices de marrón o mezclas de rojo, gris, blanco, rosa y negro, conviene acudir a un análisis urgente con el dermatólogo.

D de diámetro
Las manchas, lesiones pigmentadas o lunares de más de 6 mm. tienen que ser revisados en consulta médica.
El melasma y el cloasma son unas manchas difusas mal delimitadas que suelen aparecer en las sienes, la frente, alrededor de la boca y en los pómulos. Son más frecuentes en mujeres jóvenes y en embarazadas.

El mejor tratamiento consiste, en primer lugar, en evitar los factores provocadores (la exposición solar) y en segundo lugar, en el uso de distintas técnicas despigmentantes: peeling, láser y el programa de tratamiento Dermamelan.

Dermamelan es uno de los métodos menos agresivos contra las manchas de envejecimiento y las cicatrices del acné. A base de ácido Kójico, la famosa mascarilla de color mostaza es el tratamiento más apreciado en las consultas por su poder blanqueante. Este ácido se extrae del licor de arroz, el sake, y es el principal ingrediente activo de la mascarilla anti-manchas más efectiva que se está aplicando actualmente en medicina estética: Dermamelan. Su composición exacta es el secreto mejor guardado del médico venezolano que lo inventó, aunque se sabe que encierra una combinación de diferentes medicamentos despigmentantes. Si bien existen diferentes versiones, la versión más potente se encuentra de forma exclusiva en manos de médicos estéticos y de cirujanos.

Este tratamiento permite tomar el sol con las mismas precauciones de siempre, es decir, protección extrema. Es probablemente el método más sencillo y menos agresivo para hacer desaparecer las manchas de envejecimiento de la cara y las cicatrices del acné.
Se realiza en dos fases:

En consulta, se aplica una mascarilla despigmentante que elimina la mancha por efecto descamativo. Luego hay que realizar un seguimiento continuado en casa con una crema específica para mantener los resultados.